Exposición “La oscura vida radiante”

Centro de Arte Contemporáneo – CeAC. Santiago de Chile, 6 de septiembre de 2011

Como una propuesta que abre nuevas miradas artísticas sobre la obra de Manuel Rojas, en el año 2011 se realizó la exposición de arte abstracto: “La oscura vida radiante”.

Esta muestra que lleva el nombre de la última novela de Manuel Rojas: La oscura vida radiante, se presentó en el Centro de Arte Contemporáneo de Las Condes – CeAC – y fue convocada por la curadora y artista Magdalena Atria. Más de una veintena de artistas plásticos presentaron variadas formas de aproximarse a la abstracción.

Magdalena Atria: “La oscura vida radiante” – Catálogo de la Exposición


El título de esta exposición ha sido tomado de la novela homónima de Manuel Rojas La oscura vida radiante. Manuel Rojas a su vez seleccionó esta frase, como título para su novela, del poema de José Martí “Musa traviesa”. En este poema Martí describe sus viajes mentales por el mundo luminoso de las ideas, mientras que la novela de Manuel Rojas describe el más que concreto mundo de la marginalidad y la pobreza en el que se mueve su protagonista, Aniceto Hevia.

Aniceto Hevia, evitando la tradicional estructura de relaciones sociales y afectivas determinadas por los lazos familiares y de clase, deambula por la ciudad construyendo vínculos con aquellos que se le cruzan en el camino y comparten sus circunstancias, vínculos que no por ser pasajeros son menos profundos o significativos. Sin hacer distinciones maniqueas entre pobres y ricos, ni caer en la caricatura del personaje popular, Manuel Rojas construye una realidad muchísimo más matizada y compleja, donde la sensibilidad y la mirada reflexiva del protagonista ponen en cuestión los estereotipos y realzan el valor del individuo y su libertad: “La palabra ‘compañero’ le daba siempre risa, pues no se sentía compañero de nadie; quizá para él sólo existía la palabra cómplice, aunque la desconociera o no la usara. Andaba con alguien, se juntaba con alguien; andar era el verbo preciso, o caminar, caminar, palabra de ladrones y de putas, de filósofos y de observadores, ‘yo le enseñé a caminar’, ‘él me enseñó a caminar’, ‘caminemos y conversemos’, caminar por aquí, por allá, caminar es conocer, … sólo caminan los que están en libertad y los que están sanos… me gusta caminar, el que camina encuentra oportunidades, trabajo, mujeres, hombres, ideas, cosas para robar o sólo para mirar y observar”.

Esta conjunción de lo lírico y metafísico del poema original de Martí, con lo contingente y lo popular de la novela de Manuel Rojas, establece un marco de referencia inmejorable para lo que propone esta exposición de arte contemporáneo. El rango de experiencias sensoriales, emocionales e intelectuales que este conjunto de obras plásticas genera, intenta no dejar fuera ninguna de esas dimensiones; las combina, las tensiona y las complejiza, produciendo una trama tan rica, matizada y profunda como la que construye Manuel Rojas en su novela. Lo oscuro y lo radiante, y en medio de éstos, la vida…

Leer más…

Magdalena Atria: “Caminar es conocer” – Entrevista – Catálogo de la Exposición


M. Navarro. Aniceto Hevia, personaje principal de La oscura vida radiante de Manuel Rojas es, como se puede interpretar de tu texto, un sujeto intermedio; un lugar indeterminado que rompe con la pertenencia ideológica del mundo popular de principios del siglo XX. En este sentido, esta desvinculación social pone a esta referencia de la muestra como un terreno inexacto, un punto ciego podríamos decir también. ¿De qué forma la curatoría, la muestra, los artistas o las obras serían análogos a la postura frente a la sociedad de Aniceto Hevia en la novela?

M. Atria. Aniceto Hevia es sobre todo un ser nómade, un vagabundo que permanece siempre en los bordes de la sociedad, apenas subsistiendo con los breves y variados trabajos que puede conseguir día a día y que, sin embargo, no se deja absorber por la sordidez de su entorno. A pesar de su carencia de vínculos familiares o sociales, de una cierta inestabilidad, es capaz de generar relaciones significativas con los otros personajes que va encontrando en su periplo, relaciones que se construyen a partir de experiencias compartidas y no de lazos sanguíneos o civiles. La desvinculación social es sólo aparente y referida a la normatividad, a la que Aniceto Hevia voluntariamente renuncia para reemplazarla por la solidaridad de los que comparten una misma condición. En ese sentido, se transforma en una figura análoga a la del artista contemporáneo, quien también es un ser nómade, que se pasea con libertad, escogiendo las relaciones y los vínculos que le resultan significativos.

Ese es el espíritu que hay detrás de la curaduría de esta muestra, que busca establecer cruces productivos entre obras que no están “naturalmente” emparentadas, para que sean cómplices, para que caminen juntas. Como cito en el texto introductorio: “caminar es conocer,… sólo caminan los que están en libertad y los que están sanos”. La cantidad de obras y de artistas convocados, que puede parecer excesiva para el espacio que comparten, de alguna manera intenta forzar esa convivencia al impedir que cada obra tenga su espacio propio y aislado; física y visualmente las obras se contaminan, se intervienen y producen, idealmente, una fricción y una energía generosa…

Leer más…


Documentos relacionados


> Fotografías

> Artistas participantes

Cristián Abelli / Juan José Acevedo / Magdalena Atria / Elisita Balbontín / Rodrigo Canala / Mario Carvajal / Juan Céspedes / Sofía Donovan / Rodrigo Galecio / Ignacio Gumucio / Claudio Herrera / Félix Lazo / Cristóbal Lehyt / Consuelo Lewin / Robinson Mora / Felipe Mujica / Carlos Navarrete / Javiera Pérez / Dominique Serrano / Cristián Silva / Francisca Sutil / José Luis Villablanca / Rodrigo Yanes

Apoye a la Fundación

Si usted tiene información o material sobre Manuel Rojas y quiere compartirlo o hacer una donación, por favor tome contacto con la Fundación. De antemano agradecemos su apoyo y generosidad.